La misón es formar diseñadores con capacidad de transformar y dar nuevas perspectivas al desarrollo, diseño, producción y gestión de sus actividades; sólo así se podrán generar criterios de diseño con innovación de valor, capaces de perdurar y de impactar al sector artesanal, al productivo y al social, con una visión ética y empática  que fomente el arraigo territorial, la independencia de los artesanos y la revalorización de la cultura local (Mayagoitia, 2010). El rol de las universidades en el diseño es estratégico para la gestión de apoyo a la labor de los artesanos; su desarrollo y re vinculación con los sectores productivos es vital, si queremos lograr reivindicarnos con nuestra historia y nuestra cultura.